El tratamiento debe hacerse cuanto antes (desde los primeros días de vida).

Ciertos trastornos motores, anomalías de la estática, del movimiento, de la palabra, del crecimiento, trastornos sensitivos y sensoriales, trastornos de la conciencia, convulsiones, epilepsia , síndromes posconmocionales.

Problemas articulares

Artritis, artrosis, dolores de articulación, dolor de espalda, neuralgia, ciáticas, pruralgias, neuralgias cérvico-braquiales, periartritis, algunas tendinitis, esguinces. Las lesiones osteopáticas favorecen el reuma y viceversa.

Problemas inclasificados

Anemia, celulitis, calambres, depresión nerviosa, eczema, fatiga, fatiga escolar, hipo, insomnio y trastornos del sueño, espasmofilia, vértigo.

Embarazo

El embarazo provoca innumerables cambios en la futura mamá: emocionales, posturales, bio-mecánicos, hormonales, etc…

Estos cambios importantes se producen en un lapso muy corto y, a menudo, se acompañan de trastornos varios como dolores, disfunciones digestivas, urinarias, sexuales y más…

El seguimiento osteopático durante este período permite una mejor adaptación a todos estos cambios, una mejor calidad de vida para la futura mamá y su bebé.

Un buen funcionamiento del aparato músculo-esquelético, del diafragma, del periné permitirá un parto más fácil y una recuperación posterior mejor y más rápida. Al mismo tiempo, el feto recibirá un mejor aporte sanguíneo y una mejor oxigenación, así como la posibilidad de evitar malas posiciones o inconvenientes como una placenta previa los cuales, muchas veces, obligan a una cesárea.

Parto

La cabeza es la parte más voluminosa del bebé y durante el embarazo y sobre todo el parto, ella queda sometida a fuerzas considerables. Se entiende fácilmente que estas puedan dañar los huesos muy blandos todavía, en su estructura y en su movilidad uno con respecto al otro.

Estos movimientos son micrométricos pero su importancia es determinante para el desarrollo sano del sistema nervioso.

Riesgos originados en el parto

  • Parto prematuro,
  • Inducción por goteo que multiplica por 10 la fuerza de las contracciones uterinas sobre la cabeza del bebé,
  • Retención del bebé pidiendo a la madre que cierre las piernas
  • Utilización de fórceps o de vacuum
  • Embarazo múltiple
  • Cesárea, compresión del abdomen de la parturienta para “bajar” al bebé,
  • Tamaño excesivo del bebé en relación a la pelvis materna, etc…

Bebés

Síntomas frecuentes en el recién nacido:

  • Deformación de la cabeza
  • Un ojo más grande o más bajo que el otro,
  • Una oreja más despegada o más baja,
  • Bebé que vomita la leche (y/o que llora mucho),
  • Bebé que no duerme o duerme demasiado,
  • Bebé agitado o, al contrario, que no se` mueve,
  • Trastornos respiratorios o de la deglución,
  • Postura llamativa. El bebé se pone siempre en la misma posición o no le gusta tal otra,
  • Bebé que llora cuando se le toca una parte del cuerpo, cabeza, pies, columna vertebral,
  • Asimetría en los movimientos de los miembros, etc.

Niños

Muy a menudo, los adultos padecen trastornos cuyo origen se encuentra en traumatismos provocados durante su nacimiento.
Trastornos que aparecen en la infancia:

  • Trastornos del sueño o de la concentración
  • Dificultades de aprendizaje,
  • Trastornos reiterados del aparato respiratorio o de los oídos: otitis, bronquitis, bronco-espasmos, falso croup, asma,
  • Dislexia, trastornos del lenguaje, trastornos digestivos: vómitos, diarreas, constipación,
  • Dificultades a nivel de la motricidad,
  • Hiperactividad, hiperkinesia, agresividad, irritabilidad,
  • Deformaciones de los pies, de la columna vertebral, etc…
Share This