Existe la creencia popular de que el único campo de aplicación de la osteopatía es el de las disfunciones ósteo-musculares agudas, sin embargo es mucho más amplio.

Basta recorrer las variadas y diversas dolencias que pueden tratarse osteopáticamente para percibir que ésta es, en realidad, una forma de ayudar a recuperarse a todo el cuerpo en forma natural.

Desde su concepción hasta la edad más avanzada todo ser vivo puede beneficiarse con un tratamiento Osteopático. La Osteopatía es tanto preventiva como terapéutica.

Partir de la estructura cuya meánica está perturbada para restaurar la función permite enfocar una acción sobre todos los estadios del problema.

Dolores de cabeza: Cefaleas, jaquecas (sin causa aparente), Neuralgia de Arnold, algía vascular de la cara, neuralgia trigeminal, cefaleas de origen digestivo, alérgico, visual, menstrual, etc…

Disfunciones en Nariz, garganta y oído.

Disfunciones de la vista: miopías, hipermetropías, estrabismo del niño, diplopia, inflamaciones (conjuntivitis, keratitis), hipertensión, glaucoma, moscas, manchas, vuelos, dolor en los ojos, dolor de cabeza al leer, fatigas de la vista, trastornos de la acomodación.

Disfunciones de la articulación témporo-mandibular: dolor y molestia de la articulación y también dolores de cabeza, de nuca y de espaldas, insomnio. En niños, la normalización craneal favorece el tratamiento en ortodoncia. La colaboración entre odontólogo y osteópata es indispensable. .

Problemas pulmonares: Bronquitis, tos, disnea, asma, enfisema.

Problemas cardio-circulatorios: palpitaciones, arritmia, bradicardia, taquicardia, angina de pecho, hiper o hipotensión, varices, hemorroides.

Problemas digestivos: síndrome del vago, náuseas, trastornos de la vesícula biliar, estreñimiento, colitis, diarrea, dolores de estómago, hernia hiatal.

Problemas renales y urinarios: insuficiencia renal, cistitis, enuresis, incontinencia, dolores al orinar.

Problemas genitales, ginecológicos, sexuales: amenorrea, dismenorrea (dolores al menstruar, dolores durante las relaciones sexuales, trastornos de la menopausia, prostatismo, algunos casos de impotencia, de frigidez, de esterilidad.

Problemas endocrinos: insuficiencia de la hipófisis, trastornos de crecimiento, trastornos de tiroides, de córtico-suprarrenales, de ovarios.

Disfunciones del sistema nervioso: En el niño: Déficit motor y mental. Anomalías del comportamiento y del aprendizaje.

Share This